Si quieres limpiar una sartén quemada, será más fácil si antes hierves un buen chorro de vinagre blanco en ella.