Si quieres tener a mano frutas del bosque (arándanos, moras, frambuesas, etc.), congélalas bien limpias y extendidas en una bandeja. Una vez congeladas, pásalas a un tupper o bolsa y de nuevo al congelador. De esta manera, no se pegan entre ellas.