Después de picar ajo, mojar las manos y el cuchillo bajo el grifo, con agua fría y sin frotar, para eliminar el olor.