Para que la cebolla cruda no tenga un sabor tan fuerte, déjala en agua fría durante unos 30 minutos antes de añadirla a la ensalada.