El pescado, si es fresco, tiene los ojos cristalinos, transparentes y nunca hundidos.