Un poco de sal en el fondo del mortero evitará que el diente de ajo salga volando.