Para salar carne o pescado, echar primero un poco de sal en una tabla, colocar encima las piezas, y finalmente salar la cara superior.