Para evitar que los tomates pierdan su sabor y queden harinosos, almacénalos a temperatura ambiente, nunca en la nevera.