Después de manipular pimienta de cayena u otros condimentos picantes, debes tener mucho cuidado de no tocarte los ojos. Lávate bien las manos antes de seguir.