A medida que vas pelando las alcachofas, sumérgelas en agua con ramas de perejil o gotas de zumo de limón, para que no se oxiden.