Si los huevos se baten poco, la tortilla sale con vetas blancas de la clara y amarillas de la yema. Si se baten bien, queda más uniforme y algo más grande. Cuestión de gustos.