Para que las espinacas mantengan mejor sus propiedades, saltéalas brevemente en un poco de aceite en vez de cocerlas. Escúrrelas en un colador y estarán listas para cualquier preparación.