Para evitar que la sal se humedezca y se apelmace, mete algunos granos de arroz en el salero.