El pulpo se corta tradicionalmente con tijeras. Para que la fina piel no roce contra la tabla, para que quede más blando o simplemente por comodidad.