Los quesos blandos tipo Burgos, se conservan muy bien en el frigorífico si los ponemos en un recipiente con varias capas de papel absorbente de cocina en la base, cambiando el papel diariamente.