En casi todas las recetas en las que se utiliza alcohol, hay que dejar que reduzca hasta evaporarse para evitar que se note su olor y sabor.