Albóndigas con sorpresa: cuando les des la forma redonda, haz un hueco con el dedo pulgar, introduce un dado pequeño de queso y vuelve a cerrarlas. (Enviado por Elena Calvo)