Al cocer pasta, pon unos cuantos (bastantes) dientes de ajo pelados en el agua hirviendo y obtendrás un sabor integrado diferente.