Berenjenas con queso

Berenjenas con queso

Ingredientes (4 personas)

1 berenjena grande
8 lonchas de queso cheddar
1 pimiento rojo asado
4 anchoas
4 piparras
Sal
Pimienta negra recién molida

Para aceite de albahaca con ajo:
1 ramillete grande de albahaca fresca, unos 200 g
125 ml de aceite de oliva virgen extra
½ diente de ajo


PASO 1

Corta los extremos de la berenjena y deséchalos. Córtala en 8 rodajas intentando que sean del mismo tamaño. Ponlas en un colador con sal durante ½ hora para que se elimine el sabor amargo.

Para el aceite de albahaca, pon un cazo con agua a calentar y retíralo del fuego antes de que rompa a hervir.

Introduce la albahaca y deja 10 segundos. Retírala del cazo y métela en un recipiente con agua fría y hielo. Déjala hasta que se enfríe y ponla en un colador. Aprieta bien para escurrir todo el agua.

Pasa la albahaca junto con el ajo a un vaso de batidora y tritura, añadiendo el aceite poco a poco hasta que emulsione bien.

Guarda en un frasco y reserva. Este aceite lo puedes conservar en la nevera durante 7 días bien tapado y lo puedes utilizar también para ensaladas o verduras a la plancha.


PASO 2

Pasa las berenjenas por agua y escúrrelas muy bien.

Pon una sartén a fuego medio con un poco de aceite (muy poco) y fríe las rodajas de berenjena. Intenta que se hagan al dente y que no se quemen. Reserva.


PASO 3

En una bandeja de horno, pon una rodaja de berenjena, un trozo de pimiento, una loncha de queso, otra rodaja de berenjena y otra loncha de queso.

Repite hasta que tengas las cuatro raciones.


PASO 4

Introduce la bandeja de las berenjenas en horno precalentado a 180º el tiempo suficiente para que se funda el queso.

Saca la bandeja del horno y pon en cada ración una anchoa y una piparra.

Rocíalas con el aceite de albahaca y sirve.